Gestión del agua. Folleto

Acción 21 editó un folleto sobre la gestión eficiente del agua. En dicho documento se explica sucintamente el ciclo del agua, los distintos usos del agua así como una serie de recomencaciones para su uso racional. Así mismo se enumeran una serie de dispositivos ahorradores de agua y una ficha para el control de los consumos.

Puede consultar el follteo haciendo clic en el siguiente enlace:

0108-upta-ma-ed00

 

 

Contacto: joseluis@accion21.es

 

Empleos verdes y trabajo autónomo

Acción 21 elaboró un informe en 2010 sobre “Empelos Verdes y trabajo autónomo” para UPTA – Aragón para apoyar la gestión ambiental en las actividaes económicas de los trabajadores autónomos. En este informe se describen los perfiles profesionales relacionados con la gestión ambiental que pueden desempeñar trabajadores autónomos y que pueden representar una opción profesional.

Le invitamos a consultar el citado informe:

empleos-verdes-informe1

Contacto: joseluis@accion21.es

Los requisitos del servicio

Acción 21 tiene amplia experiencia en la implantación y certificación de sistemas de gestión de la calidad del servicio en el pequeño comercio según la norma UNE 175001. En el documento adjunto se presentan las definiciones de los requisitos del servicio.

Los elementos de la calidad del servicio

Para más información, contactar con Acción 21: joseluis@accion21.es

Aspectos a tener en cuenta en la comunicación verbal.

¿Qué aspectos tenemos que tener presentes en la comunicación verbal con nuestros clientes, familia, amigos, etc.?

El significado de las palabras en un determinado contexto social y cultural.

Las palabras tienen múltiples acepciones en función de cada situación.

El lenguaje puede ocultar la finalidad del proceso de comunicación, enmascarando los aspectos fundamentales del mensaje, llegando a diluir u omitir lo esencial.

Hay que asumir que no es posible saber o decir todo acerca de todo: El síndrome del “mono sabio”.

Nuestra percepción de la realidad está muy condicionada por las vivencias pasadas, necesidades, deseos, preocupaciones, motivaciones, etc. Todo ello condiciona el proceso de comunicación, tanto en el emisor como en el receptor. La decodificación del mensaje se produce a través de un filtro y de un halo.

El filtro está constituido por el sistema de valores propios de cada uno. Así, el interlocutor es más o menos receptivo a determinadas partes del mensaje, pudiendo llegar a rechazar el mensaje.

El halo es la resonancia simbólica que la palabra despierta en el interlocutor por la significación de lo que se emite o recibe: una palabra, una idea, un giro o una comparación pueden desencadenar una cadena de asociaciones personales que constituyen un obstáculo o dificultan la comunicación.

Toda percepción implica la selección de los detalles. La abstracción es el proceso mediante el cual se ignoran detalles para fijar la atención en alguno o algunos de ellos.

¿Algún comentario al respecto?

Acción 21. Contacta con  nosotros: joseluis@accion21.es

Conducción eficiente

watch?v=Rgn8GvAGW80?rel=0&w=560&h=315

A continuación presentamos un listado de consejos sobre “Conducción Sostenible” con 21 puntos que debe tener en cuenta el conductor sostenible y que van más allá de la reducción de consumos:

  1. Conducir anticipando: Es fundamental predecir la evolución del tráfico en los siguientes metros de manera que si el mismo se va a detener detengamos el vehículo por la inercia sin necesidad de utilizar bruscamente los frenos. Cuanto más constante sea la velocidad menor será el consumo. Tratar de conducir teniendo en el campo de atención no sólo al coche que nos precede sino 2 o 3 más adelante.
  2. Conducción paulatina: Los frenazos bruscos y los acelerones repentinos suponen un gran aumento del consumo del vehículo al tiempo que hacen el trayecto más incómodo para los pasajeros. Arrancar suavemente y aumentar de velocidad sin revolucionar el vehículo permiten alcanzar la misma velocidad sin penalizar el consumo y las emisiones del vehículo.
  3. Paradas: En paradas de más de 1 minuto es preferible parar el motor. El coche “al ralentí” tiene un alto consumo que, además no sirve de nada.
  4. Velocidad adecuada: La diferencia entre conducir a 100 Km/h y hacerlo a 130 Km/h puede suponer incrementar el consumo del vehículo hasta en un 50%. La velocidad óptima suele estar en torno a los 90-100 Km/h. En la medida de lo posible conducir a esta velocidad optimizará el consumo, hará el viaje más agradable e incrementará la seguridad al volante.
  5. Revoluciones, las justas: En un vehículo diesel se debe conducir entre 1500 y 2000 rpm y en uno gasolina entre 2000 y 2500, hacerlo por encima o por debajo de estos valores supone un incremento del consumo y de las emisiones.
  6. Vehículo aerodinámico: El vehículo al rodar se encuentra con una pantalla de aire que choca con él al menos a la misma velocidad que el coche lleva. Cuanto mejor sea el coeficiente aerodinámico del vehículo menor será la resistencia que el aire ofrezca y, consecuentemente menor será también el consumo. Cualquier elemento que añadamos al coche que perturbe su coeficiente aerodinámico penalizará el consumo y las emisiones. Así, las ventanillas abiertas, las barras en el techo, los cofres porta-objetos u otros elementos han de utilizarse sólo cuando sean necesarios y se retirarán cuando no se utilicen.
  7. Presión de los neumáticos: Rodar con las ruedas con una presión inadecuada, además de suponer un riesgo para la seguridad y un mayor desgaste de los neumáticos, pueden incrementar considerablemente el consumo/emisiones del vehículo. Es necesario revisar con frecuencia la presión de los neumáticos para asegurarnos de que llevan la presión óptima.
  8. Elegir un vehículo adecuado: Es demasiado habitual la imagen de una persona de 75-80 Kg de peso que utiliza para ir a su trabajo en la ciudad un vehículo de 2.500 kg y 300 Cv equipado como para correr un rally. Esto supone un consumo y unas emisiones absolutamente insostenibles e inútiles. Debemos acostumbrarnos a elegir un vehículo de tamaño y prestaciones adecuadas a nuestras necesidades reales tratando de dejar las demostraciones de poderío económico para otras áreas de la vida.
  9. Conducir con marchas largas: Para optimizar el consumo ha de conducirse con marchas largas tratando de cambiar de marcha sin revolucionar el motor (1500 rpm en diesel y 2000 en gasolina). Esto significa, por ejemplo que a partir de 40 Km/h deberíamos meter la 4ª marcha y la 5ª a partir de 50. Nuestro vehículo tiene una aceleración de 0-100 determinada, pero no tenemos que demostrarlo cada vez que arrancamos. Utilizar la primera sólo durante los primeros metros al arrancar y cambiar inmediatamente.
  10. Arranque: No pisar el acelerador al arrancar. Si el coche es de gasolina iniciar la marcha inmediatamente, pero si es diesel es preferible esperar unos momento.
  11. No sobrecargar el coche: Cada 100 Kg de peso más el consumo el coche aumenta un 5%.
  12. Aire acondicionado!: El uso del aire acondicionado puede incrementar hasta en un 20% el consumo. No es necesario tener el climatizador a 18º con una temperatura exterior de 40º. Además de no ser sostenible tampoco es sano. En verano pon el aire a 25º, si fuera estás a 40º el confort será suficiente.
  13. Calefacción: En días fríos, mantener el habitáculo a una temperatura excesiva también incrementa el consumo. 20º es una temperatura suficiente para el interior del vehículo en invierno.
  14. Planificación: Estudie previamente el recorrido que va a hacer de forma que evite perdidas, kilómetros innecesarios y congestiones de tráfico.
  15. Reduzca el ruido: Un coche que circula excesivamente revolucionado incrementa enormemente el ruido. Como ejemplo, un coche a 4000 rpm hace el mismo ruido que 30 a 2000 rpm.
  16. Mejor acompañado: La mayoría de los desplazamientos al puesto de trabajo se hace con un solo ocupante por vehículo. Ponernos de acuerdo con otros compañeros para compartir el coche y los gastos puede suponer ahorros considerables.
  17. La seguridad también es sostenible: el cuidado de las personas forma parte también del concepto de sostenibilidad. No conduzcas si no estás en condiciones para hacerlo (alcohol, sueño, enfermedad, etc). Sujeta correctamente a personas y cosas (asegura la carga, usa los cinturones, asientos para niños, etc).
  18. Al volante sólo el volante: Cuando conduzcas mantente atento a la carretera. No utilices el móvil y si lo haces que sea con un dispositivo manos libres y con conversaciones breves. No manipules el navegador, la radio ni el DVD mientras conduces.
  19. Cuidado con los peatones y las bicicletas: Cuando conduzcas debes tener especial cuidado con los peatones y las bicicletas. Al fin y al cabo ellos se están desplazando sin contaminar. Tú no.
  20. El coche, mejor en casa: Utiliza el coche sólo si lo necesitas, para distancias cortas es mejor y más sano ir andando. Y en ciudad, lo mejor: el transporte público, es mucho más eficiente. Y si necesitas un coche siempre puedes recurrir al car-sharing.
  21. Buen mantenimiento: Es fundamental hacer las revisiones recomendadas por el fabricante y consultar con un taller cuando notemos algún fallo en el coche. Un motor mal regulado consume más y puede producir una costosa avería.

Conducción eficiente de vehículos industriales

El consumo energético del sector de transporte de transporte profesional por carretera, de pasajeros y de mercancías tiene una notable incidencia, tanto en el consumo global nacional, al representar en torno al 15% del consumo de energía final, como en la estructura de costes de las empresas. Por ello, resulta prioritario aumentar la eficiencia energética en el sector y reducir su consumo energético, con el fin de mejorar su competitividad y sostenibilidad.

La conducción eficiente de vehículos industriales consiste en una serie de nuevas técnicas que, unidas a una adecuada actitud del conductor, dan lugar a un nuevo estilo de conducción que logra importantes ahorros de carburante y reducción de emisiones al medio ambiente, así como una mejora en la seguridad.

Estos logros se concretan en mejoras de distintos aspectos que se citan a continuación:
1. Ahorro de energía en el ámbito nacional.
2. Reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2).
3. Ahorro económico en las empresas de transporte.
4. Reducción de contaminación atmosférica.
5. Mejora del confort y disminución del estrés en la conducción.
6. Reducción del riesgo y gravedad de los accidentes.
7. Reducción de los costes de mantenimiento.

Finalmente es preciso indicar que aplicar las técnicas de eficiencia en la conducción permite reducir hasta un 10% el consumo de combustible.

Recomendamos la lectura detallada del Manual de Conducción Eficiente para todas aquellas personas que desarrollen su actividad profesional en el sector de transporte por carretera de mercancías y personas.
manual_conduccion_industriales1

Garantías de bienes de consumo

Con relativa frecuencia los establecimientos que distribuyen bienes de consumo deben afrontar quejas y reclamaciones de los clientes en relación con fallos o defectos en los productos.

El documento anexo destaca los aspectos más relevantes de la Ley 23/2003, de 10 de julio, de garantías en la venta de bienes de consumo.

Este documento ha sido elaborado por Acción 21 y lo pone a disposición de sus clientes y demás usuarios.

a13-ley-de-garantc3adas

Acción 21. Contacto: joseluis@accion21.es

La estructura del discurso.

Asumiendo que solamente va retener el receptor una pequeña parte del mensaje, es preciso organizar el mensaje de manera coherente y progresiva. A continuación se proponen las siguientes etapas para planificar el discurso:

1- Introducción. Al inicio de cualquier exposición se deben enumerar los principales mensajes que se desean transmitir.
2- Desarrollo. Se transmiten los mensajes, exponiendo para cada uno de ellos, los argumentos y ejemplos que faciliten su comprensión. Aunque resulte un tanto obvio, hay que empezar por el primer argumento, exponerlo, ejemplificarlo y luego pasar al segundo, al tercero, etc. De este modo, se va construyendo una estructura lógica y fluida que permita seguir manteniendo la atención del receptor.
3- Conclusión. Esta parte suele ser la que mejor retiene el receptor. Por ello, debe ser breve, con ritmo y dinámica.