Gestión del agua en el comercio y los servicios.

A continuación se presentan una serie de requisitos y recomendaciones para el control del consumo de agua.

CONTROL CONSUMO

  • Se controla periódicamente el consumo de agua del establecimiento para tomar conciencia del volumen de agua consumida.

Este control permite detectar consumos excesivos y también determinar la eficacia de las medidas de ahorro de agua adoptadas.

 En el siguiente enlace se puede descargar una ficha técnica para el “Control de consumo de agua”.A22 Ficha técnica control de consumo de agua

  • Se revisan las instalaciones o dispositivos de conducción de agua y fontanería para detectar fugas, goteos y consumos anormales como consecuencia de averías.

Para ello se revisa la grifería, conducciones, juntas, contadores, elementos de almacenamiento de agua (cisternas, calentadores, etc.).

HÁBITOS DE CONSUMO Y DISPOSITIVOS.

Este apartado recoge los consejos para impulsar la eficiencia en el consumo de agua, así como los dispositivos que lo facilitan.

  • Al utilizar los elementos de grifería se cierra la llave de paso para evitar consumos innecesarios.
  • En la medida de lo posible, los grifos están provistos de dispositivos ahorradores de agua como: aireadores/perlizadores y reductores de caudal.

Estos dispositivos permiten reducir hasta un 50% el consumo de agua.

  • En la instalación de nuevos elementos de grifería se tendrá en cuenta, además de las necesidades del establecimiento, las posibilidades de ahorro de los mismos.

Los elementos de grifería más eficientes son: monomando; temporizador; célula fotoeléctrica y de accionamiento por pié.

  • Se instalarán inodoros con sistema de doble descarga o con sistema de interrupción.

En el caso de contar con cisternas que no dispongan de esos sistemas, se podrá reducir el consumo de agua introduciendo en su interior botellas llenas de arena o bajando la boya.

Etiquetado de carne de vacuno

Referencias legales:

El etiquetado de la carne de vacuno está regulado por el Real Decreto 1698/2003, de 12 de diciembre, por el que se establecen disposiciones de aplicación de los reglamentos comunitarios sobre el sistema de etiquetado de la carne de vacuno.

El vigente sistema comunitario del etiquetado de la carne de vacuno está constituida por Reglamento (CE) nº 1760/2000 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de julio de 2000, que establece un sistema de identificación y registro de los animales de la especie bovina y relativo al etiquetado de la carne de vacuno y de los productos a base de carne de vacuno.

Etiquetado para la carne de vacuno.

La carne de vacuno debe exhibir, por un lado, un etiquetado de trazabilidad que quedará en poder del carnicero incluso cuando ya ha vendido la carne y, por otro, el etiquetado comercial. Se recomienda, incluir toda la información disponible en el tique de venta que se entrega al consumidor al servir la carne “al corte”.

Número de crotal

Identifica unívocamente al animal del que procede la carne. Comienza por las iniciales del país seguidas por 12 cifras como máximo. Este código remite a la base de datos SIMOGAN, que se encuentra en el Ministerio de Agricultura, donde se recogen todos los datos de las reses que se comercializan. El número de crotal es la pieza clave en el sistema de trazabilidad, pues permite seguir la pista de una res desde su nacimiento hasta que llega al consumidor. A veces, este código se sustituye por un número de lote asignado en la sala de despiece, que dificulta su seguimiento.

Número de matadero y sala de despiece.

La identificación del matadero debe incluir su número de registro sanitario. Si ha intervenido una sala de despiece, estos datos deben aparecer también.

Clasificación
En primer lugar, figura el tipo de animal: ternera, añojo, novillo, cebón, buey, vaca y toro. En la etiqueta de trazabilidad, esta clasificación suele aparecer como una combinación de letras y números. La primera letra hace referencia al tipo de animal, la segunda, a la constitución más o menos musculosa y el número indica la cantidad de grasa.

Según la normativa, la denominación de los animales que debe figurar en el etiquetado se basa en la edad y el sexo:

“Ternera blanca”: de 0 a 8 meses.
“Ternera”: macho o hembra de 8 a12 meses.
“Añojo”: macho o hembra entre 12 y 24 meses.
“Novillo”: macho o hembra entre 24 y 48 meses.
“Cebón”: macho castrado de menos de 48 meses.
“Buey”: macho castrado de más de 48 meses.
“Vaca”: hembra de más de 48 meses.
“Toro”: macho de más de 48 meses, son sólo los de lidia.

Denominación comercial de la pieza
Se deberían emplear los nombres que se detallan a continuación, aunque por el momento no existe una descripción ni un nombre legal de la piezas.

Plancha o freír
El cocinado breve en plancha o sartén requiere una carne tierna y jugosa, por lo que se suelen emplear piezas de categoría extra o 1ªA. Para que resulte tierna, debe cortarse siempre en perpendicular a la fibra muscular. Las piezas más apropiadas, por orden de categoría comercial, son: solomillo, lomo, babilla, tapilla, tapa, cadera y también la aguja y el cantero.

Asar
Para preparar en el horno, se utilizan piezas que, por su forma y tamaño, proporcionen un asado con buena presentación, aunque a veces no resulten muy jugosas. Las piezas más adecuadas para este uso son: aleta, contra, lomo, pez, plana, redondo y rabillo de cadera.

Guisar
Se pueden emplear carnes económicas, con abundancia de tejido conjuntivo, pues si se mantienen a 60 ºC o 70 ºC durante un tiempo suficiente, el colágeno se gelatiniza dando lugar a una carne melosa y tierna. Las piezas que más se adecuan a este uso son: aleta, llana, pez, morcillo y plana o nervio.

Caldos
El aspecto o la terneza de la carne no tienen demasiada importancia, por lo que se emplean piezas de 2ª, las más baratas. Se pueden utilizar el costillar, la falda, la llana, el pescuezo y el morcillo.

Picar
Se suelen emplear piezas de 2ª categoría o trozos pequeños de piezas nobles que no se pueden hacer filetes. Se puede dejar la grasa para que resulte más jugosa. Las piezas más utilizadas son: falda, llana, aleta, cantero y espaldilla.

En relación con el despiece de la res, esta puede variar sustancialmente, no existiendo una regulación al respecto. Por ejemplo el despiece del vacuno en Argentina es muy diferente al que se practica en España.

Categoría comercial
De mayor a menor calidad se distinguen las siguientes, “extra”, “1ª A”, “1ª B”, “2ª… La clasificación se basa, sobre todo, en la mayor o menor cantidad de tejido conjuntivo (“nervios”). Las piezas más limpias, con mejor aspecto, se clasifican en una categoría más alta, aunque en ocasiones la carne sea menos jugosa que en otras de categoría inferior que, además, resultan más baratas.

Precio
Se expresará siempre en euros por kilo.

Los derechos ARCO: Acceso, rectificación, cancelación y oposición.

LOS DERECHOS DE ACCESO, RECTIFICACIÓN, CANCELACIÓN Y OPOSICIÓN (ARCO).
El Título III del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal, en adelante RLOPD, regula los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de datos (ARCO) de carácter personal, otorgándoles un carácter personalísimo que podrán serán ejercidos por el afectado.
CARÁCTER PERSONAL DE LOS DERECHOS.
Los derechos de acceso y de consulta a los ficheros automatizados o no, así como los deoposición, rectificación y cancelación de datos son personalísimos y serán ejercidos por el afectado frente al responsable del fichero, sin otras imitaciones que las que prevén la LOPD y el RLOPD.
No obstante, el representante legal del afectado podrá ejercitarlos en su nombre, cuando éste se encuentre en situación de incapacidad o minoría de edad que le imposibilite el ejercicio personal de los mismos. Del mismo modo, dichos derechos también podrán ejercitarse a través de un representante voluntario, expresamente designado para el ejercicio de tales derechos, debiendo quedar documentada dicha autorización de representación en un documento y aportando copia del DNI del representado o documento equivalente.

Etiquetado carne de cerdo

A diferencia de la carne de vacuno o de ave de corral no existe ninguna regulación específica para el etiquetado de la carne porcina, excepto para aquellos productos de cerdo que merezcan la calificación de ibéricos. Por lo tanto, el etiquetado de la carne de cerdo deberá en todo caso garantizar los requisitos recogidos en la normativa general sobre etiquetado. Los productores de carne de porcino deben garantizar la trazabilidad del producto mediante la implantación de sistemas que permitan el registro de todos los datos de trazabilidad que se exigen por la normativa general de etiquetado. Esta información deberá estar en un soporte que permita su trasmisión.

Para mantener un sistema de trazabilidad en toda la cadena de suministro, todas los “eslabones” tienen la obligación de traspasar la correcta información al siguiente “eslabón”, debiendo mantener sistemas fiables de registro de datos que les permita relacionar cada producto con su origen, los procesos en los que se ha visto involucrado y el destino del mismo.

Tanto en el matadero como en las salas de despiece se debe llevar un sistema de control para dar cumplimiento a la normativa de salud pública. Normalmente la identificación se realiza mediante un código de barras donde consta la información emitida por el productor y a la que se añade la del matadero y la sala de despiece, esto es: número de registro sanitario, fecha de sacrifico, peso neto, etc. Así, en el matadero, cada una de las canales sacrificadas deberá llevar un marcaje en tinta con el sello oval del matadero y el lote o número de la canal.

Toda la información que aparece en el código de barras debe aparecer en texto visible en la etiqueta. Cada media canal debe llevar una etiqueta identificativa según lo expuesto anteriormente. En el caso de que la canal se venda sin separar en dos medias canales, se podrá poner una única etiqueta identificativa para la canal en su conjunto.

En la sala de despiece se lleva a cabo el etiquetado de las unidades logísticas debiendo la etiqueta contener como información mínima:

  •      Denominación del artículo.
  •       Lote despiece (en el caso de que el lote coincida con la fecha de despiece, no será obligatorio separar ambos campos, pudiendo hacerse constar un solo campo con la leyenda “Fecha despiece/lote”).
  •      Fecha despiece (o “Fecha despiece/Lote” según lo dicho en el punto anterior). La fecha será opcional si ésta viene identificada dentro del lote de despiece.
    Número de Registro Sanitario de la sala despiece (que figurará en el sello oval).
  •       Peso neto con dos decimales (dato opcional).
  •       Número secuencial que identifique la unidad logística individualmente.

Por último, en la sala de envasado la unidad de consumo (ejemplo: bandeja dirigida al consumidor final) vendrá identificada con una etiqueta dirigida al punto de venta. Aparte de la información requerida por la normativa de etiquetado, aparecerá la siguiente información en texto:

- Denominación del artículo.
– Fecha de caducidad.
– Número de Registro Sanitario de la sala de envasado en sello oval (si no se envasa en punto de venta).
– Lote de envasado.

Aparte de esta información, será necesario añadir toda la información requerida por la normativa general de etiquetado.

Redes sociales en España

Las redes sociales han venido para quedarse, aunque ciertamente evolucionarán. A algunas personas nos supone un importante esfuerzo el integrarnos en determinadas redes sociales, como por ejemplo Facebook, ya que nos podemos sentir incómodos en medio de dicha red, pero lo cierto que constituyen un fenómeno verdaderamente imparable.

El video que se presenta resume perfectamente su evolución.

Redes sociales en España

El conflicto: una realidad cotidiana

Tradicionalmente se pensaba que la aparición de un problema o conflicto en el centro de trabajo, entre compañeros o con el cliente, eran síntoma de que algo funcionaba mal y que había que erradicar el problema inmediatamente, es decir, se asociaba el buen funcionamiento de la empresa a la ausencia de conflictos.

En la actualidad, la visión de conflicto ha cambiado. Así, se reconoce que  forman partede la realidad cotidiana, por lo que su aparición resulta casi inevitable en cualquier contexto social. Los profesionales de la venta deben, en el desempeño de su actividad profesional, afrontar situaciones susceptibles de generar conflicto, tanto con los clientes, como con sus compañeros y mandos.

Por lo anterior, no se debe divagar sobre si existe o no un conflicto, sino que se deben centrar los esfuerzos de la organización en adquirir capacidades y habilidades para resolverlos positivamente para todas las partes implicadas. Cuando se pierde el control de la situación, se inicia una disputa que puede tener consecuencias muy destructivas en todos los sentidos, fomentando principalmente los comportamientos hostiles en detrimento de la perdida de la calidad de servicio o la insatisfacción dentro de la propia organización.

La respuesta está en nuestro interior

El autoconocimiento nos permite alcanzar el bienestar interior que facilitará nuestra comunicación y relación con los demás.

Para tomar conciencia de la importancia de la búsqueda interior, reproducimos un cuento de la tradición sufí, que dice asÍ:

Muy tarde por la noche Nasrudin se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino.

- Qué estás haciendo Nasrudín, has perdido alguna cosa? -le pregunta.

- Sí, estoy buscando mi llave.

El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de un rato, pasa una vecina.

-¿Qué estáis haciendo? – les pregunta.

- Estamos buscando la llave de Nasrudín.

Ella también quiere ayudarlos y se pone a buscar. Luego, otro vecino se une a ellos. Juntos buscan y buscan y buscan. Habiendo buscado durante un largo rato acaban por cansarse. Un vecino pregunta:

- Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar?

- No, dice Nasrudín

- ¿Dónde la perdiste, pues?

- Allí, en mi casa.

- Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?

- Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.

¿Qué conclusión podemos extraer?

Lo que andamos buscando se encuentra en nuestro interior y si distraemos nuestra atención buscando fuera de nosotros no lo encontraremos jamás. Evitamos la oscuridad y por eso rehuimos reflexionar sobre nosotros mismos, nuestro comportamiento, el sentido de nuestra vida, etc. Solo buscando en nuestro interior encontraremos el bienestar interior, que inevitablemente contagiaremos a los demás.

 

Barreras mentales y prejuicios

En nuestra mente generamos ideas que constituyen barreras a la comunicación. Las podemos clasificar en tres grupos:

  • Las opiniones que tenemos de los demás, que nos predispone en un sentido u en otro para relacionarnos. Son los prejuicios.
  • Lo que pensamos que los demás opinan de nosotros. Pueden generan miedos y malos entendidos.
  • La opinión que tenemos de nosotros mismos, que nos pueden encerrar en nuestras propias opiniones.

De vez en cuando es conveniente “limpiar” o “revisar” los puntos anteriores, para evitar que dichas opiniones se conviertan en prejuucios y dificulten nuestra relación con los demás.

La acidificación del suelo y del agua

Los gases emitidos por algunas industrias se mezclan con el vapor de agua de la atmósfera, formándose así sustancias ácidas. Estos ácidos caen sobre la tierra en forma de lluvia, produciendo la acidificación de los suelos y aguas, pérdida de zonas de cultivo, muerte de árboles, bosques, erosión, etc.
Este fenómeno se puede dar a mucha distancia del foco emisor y por ello la zona afectada es muy grande (por ejemplo, Estados Unidos se está viendo afectado por la contaminación del norte de Europa).
Los principales gases causantes de la acidificación son:

– Compuestos de azufre (SO2).
– Compuestos de nitrógeno (NOx).