Apartado 7.2.1. Determinación de los requisitos relacionados con el producto.

7.2.1. DETERMINACIÓN DE LOS REQUISITOS RELACIONADOS CON EL PRODUCTO.

Lo primero es determinar los requisitos ESPECIFICADOS por el cliente, incluyendo los requisitos de transporte, entrega, puesta en marcha, postventa, etc.

¿Cómo vamos a satisfacer al cliente si no tenemos claro lo que quiere? Por eso, es muy importante el proceso de elaboración del pedido y su presupuesto.

Es preciso contemplar los requisitos NO ESPECIFICADOS, pero que son necesarios para el uso previsto o especificado del producto.

El cliente no va a especificar todos y cada uno de los requisitos del producto, hay algunos que el cliente sobreentiende.  Este punto obliga a tener en cuenta los aspectos no especificados por el cliente, pero que son necesarios para satisfacerle y para que el producto cumpla con el uso previsto o especificado.

La organización debe identificar los requisitos legales y reglamentarios aplicables al producto.

La organización debe identificar los requisitos que debe tener presentes en la fabricación del producto o en la prestación del servicio, que vienen recogidas en las reglamentaciones y en la  legislación vigente. Así, una empresa que tiene implantada la norma UNE EN ISO 9001:2008 NO PUEDE fabricar productos o prestar servicios que incumplan la legislación aplicable. En este momento cabe preguntarse ¿y si la empresa solo comercializa el producto? Pues, tampoco se “escapa” de cumplir con la legislación, ya que deberá recabar del proveedor la información oportuna. En resumen, una organización que quiera cumplir con la norma NO puede producir o distribuir productos que incumplan con los requisitos legales y reglamentarios aplicables. Si no está dispuesta a aceptar esto, mejor que se olvide de cumplir con la norma.

Finalmente, la norma añade un subapartado que obliga a determinar cualquier requisito ADICIONAL que la organización considere NECESARIO.

Si la organización ha dispuesto una serie de requisitos adicionales, los tendrá que comunicar al cliente para que éste los acepte.