La huella ecológica de los trabajadores autónomos

El concepto de desarrollo sostenible es un término ampliamente difundido en numerosas declaraciones de instituciones públicas y privadas. En ese sentido, en este mismo blog se publicó un video sobre este tema.

En este contexto, los trabajadores autónomos deben ser conscientes de su responsabilidad a la hora de aprovechar racionalmente los recursos presentes sin hipotecar el legítimo derecho de las futuras generaciones a hacer lo propio.

La gestión medioambiental es una práctica cotidiana en la mayoría de las empresas, que ha motivado incluso la creación de departamentos específicos. En muchas organizaciones se han implantado y certificado Sistemas de Gestión Medioambiental según normas internacionales (UNE EN ISO 14001 o Reglamento EMAS). Sin embargo, en el caso de los trabajadores autónomos, habida cuenta de su reducida estructura organizativa, estas funciones son asumidas por el propio emprendedor, que encuentra serias dificultades para implantar los sistemas de gestión ambiental adoptados normalmente por las empresas.

Acción 21 elaboró un documento destinado  a contribuir a mejorar la gestión ambiental de las microempresas y de los trabajadores autónomos, empleando para ello el concepto de la “huella ecológica” como indicador de impacto ambiental en el puesto de trabajo.

Así, las personas interesadas pueden acceder al documento, descargando el archivo adjunto:

0106_huella_bajaed02

 

El agujero de la capa de ozono.

o3En capas altas de la atmósfera abunda el gas ozono (O3) que, actuando como un filtro, disminuye la llegada a la Tierra de la luz ultravioleta.

Los rayos UVA son perjudiciales para la vida. El uso de algunos compuestos artificiales, así como fertilizantes, reduce la concentración de ozono en la  atmósfera; esto provoca que llegue más cantidad de radiación ultravioleta.

La disminución de la capa de ozono tiene graves consecuencias para el desarrollo de la vida en la Tierra, y está provocando un aumento en el número de cánceres de piel, mutaciones genéticas, etc.

Los principales causantes de la destrucción de la capa de ozono son:

– Fuentes artificiales de Cloro y Bromo, presentes en los circuitos de  refrigeradores industriales y domésticos (especialmente de los antiguos), etc.

– Óxidos de nitrógeno (NOx), presentes principalmente en fertilizantes.

Al conocer cuáles son los gases causantes de este efecto, deben tomarse medidas para atajar el problema con la mayor prontitud posible. Por lo anterior, la sustitución de los CFC en los sistemas de refrigeración debe ser apoyada por los trabajadores autónomos cuya actividad profesional esté relacionada con la instalación y mantenimiento de equipos de refrigeración y climatización.

Certificación energética de inmuebles

Nueva imagen (1)Desde el pasado 1 de junio de 2013, las viviendas en venta o en alquiler deben disponer de un certificado de eficiencia energética. De no ser así, los propietarios pueden ser multados con sanciones que van desde los 300 hasta los 6.000 euros, según el Real Decreto aprobado el pasado 5 de abril, que se completó posteriormente con varias enmiendas en el proyecto de Ley de reforma de la rehabilitación. Este certificado especificará mediante una escala de siete letras, de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimesiones del edificio. De este modo, se pretende que el comprador o el inquilino pueda valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido para la toma de decisiones de compra o alquiler.

¿En qué consiste?

En un edificio, la eficiencia energética se calcula midiendo la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire interior.

En concreto, el indicador recoge los kilogramos de CO2 divididos por los metros cuadrados del inmueble (kg CO2/m2 al año). A aquellos con un ratio de emisiones por debajo de los 6,8 kg CO2/m2 al año se le asigna la letra A, la mejor calificación. La peor nota (la G) es para aquellos inmuebles que superan los 70,9 kg C02/m2 anuales.

¿Qué edificios se deben certificar?

Por lo general, todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler. La normativa incluye algunas excepciones en cuanto a los edificios que deben solicitar el certificado, aunque la mayor parte no son representantivos del actual parque de viviendas.

Así, por ejemplo, no resulta obligatorio para los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, edificios y monumentos protegidos en los que se altera su carácter o aspecto, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

Por su parte, será obligatorio para todos los edificios de nueva construcción y también cuando se haga una rehabilitación o reforma de edificio con una superficie útil superior a 1.000 metros cuadrados, que afecte a más del 25% del total de sus cerramientos.

¿Cuándo se tiene que entregar el certificado?

Los propietarios que deseen vender sus inmuebles deberán poner a disposición de los compradores este título en el momento en el que se efectúa la operación, mientras que en el caso de los alquileres el casero deberá entregar una copia al inquilino. Es decir, no se puede solicitar el certificado una vez que se ha realizado la venta o el arrendamiento del inmueble. Este certificado tendrá una validez de diez años.

¿Dónde se puede solicitar?

El interesado en solicitar el certificado deberá acudir a los técnicos en posesión de titulación habilitante (arquitectos o ingenieros). El propietario tendrá total libertad para elegirlos.

¿Cuánto cuesta?

No existe un precio determinado. Cada técnico realiza su propuesta.

¿Cuáles son las sanciones?

La ley establece sanciones que oscilan desde los 300 euros a los 600 euros en el caso de las infracciones leves, de los 601 a los 1.000 euros en el de las graves y de los 1.001 a los 6.000 euros para las muy graves.

Sistema Globalmente Armonizado (SGA) de clasificación y etiquetado de productos químicos

El Reglamento CE 1272/2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de  y sustancias y mezclas, y por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) nº 1907/2006, desarrolla los criterios armonizados de clasificación y etiquetado de sustancias y mezclas. Este sistema, llamado Sistema Globalmente Armonizado (SGA) de clasificación y etiquetado de productos químicos, facilita el comercio mundial, al tiempo que protege la salud humana y el medio ambiente.

A partir del 1 de diciembre de 2010, la clasificación, etiquetado y envasado de sustancias químicas se realiza de acuerdo a este nuevo Reglamento. El fichero adjunto se detallan los apectos más relevantes de este tema, muy importnate para el medio ambiente y para la salud y la prevención de riesgos laborales de los trabajadores autónomos.

Etiquetado sustancias químicas

Sin título

 

Plásticos y sostenibilidad

Los plásticos son ecológicamente eficientes de muchas maneras. Por ejemplo, aíslan edificios de forma eficaz, ofrecen envases seguros y ligeros y reducen el peso de los coches y los hacen más silenciosos. También sirven de respaldo a las fuentes de energía solares y eólicas. Asimismo, al final de su vida útil, los plásticos tienen mucho que ofrecer. Simplemente son demasiado valiosos para tirarlos.

Actualmente, la materia prima para la fabricación de la mayoría de los plásticos es el aceite mineral. Tiene un bajo coste y, de hecho, el utilizar una pequeña cantidad de petróleo (el 4% del consumo de petróleo y gas a nivel mundial) nos ayuda a reducir el uso de una cantidad mayor de petróleo en aplicaciones energéticas.

El plástico se usa para fabricar una amplia gama de productos para la manufactura, el hogar, el ocio, los deportes, la medicina, etc. Cuando los plásticos dejan de tener utilidad, tenemos que recuperar el valor invertido para producirlos. De hecho, el elevado valor calorífico de los plásticos es similar al del fuel oil. Así pues, los plásticos pueden sustituir parcialmente el fuel oil como materia prima primaria, preservando así de inmediato los recursos primarios. En los casos que no es posible reciclar materiales plásticos, ya sea por razones técnicas o económicas, la recuperación de energía sigue siendo una opción viable. Este aspecto está siendo debatido en la actualidad en nuestra comunidad autónoma, ya que implica cambios legislativos, pero todo apunta a que éstos se van a producir.

En el siguiente enlace puedes aprender de una manera divertida la gestión de los residuos. Si te interesa la gestión de los envases ligeros del contenedor amarilo, haz clic en la flecha de la derecha hasta que tengas en pantalla “planta de reciclado de envases”, allí podrás conocer la gestión de estos residuos, muchos de ellos plásticos.

http://www.ecoembes.com/ecociudad/ecociudad.html

”Los plásticos son demasiado valiosos para tirarlos”: un entretenido vídeo de 3 minutos que explica la eficiencia ecológica de los plásticos en términos sencillos. Este video está en inglés, de modo, que puedes poner a prueba tus conocimientos.
www.youtube.com/watch?v=82-Yz8MbxA0

 

Hábitos ahorradores de agua.

La adopción de sencillos hábitos de consumo y uso puede reducir de forma notable el gasto de agua, pero generalmente es preciso informar a los clientes y a los empleados acerca de las posibilidades de ahorro, para manifestar el interés de la Dirección en reducir los consumos. Los principales hábitos ahorradores de agua son:

Revisar periódicamente las instalaciones.

  • Las revisiones periódicas de las instalaciones o dispositivos de conducción de agua permitirán detectar fugas, goteos y averías. En ese sentido, es aconsejable revisar: contadores, juntas, llaves de paso, grifería, depósitos de almacenamiento, cisternas, etc.

Reparar inmediatamente las fugas y averías.

  • El goteo de un grifo puede derrochar 30 litros al día.

Mantener los grifos cerrados cuando no se utilicen.

  • Informe a los clientes o empleados sobre las posibilidades de ahorro y la necesidad de adoptar acciones responsables en este sentido, de modo que perciban la implicación del establecimiento en este ámbito.

Sugerir a los clientes recomendaciones para el consumo racional del agua.  (Establecimientos de hostelería)

  • La colocación de carteles o adhesivos en los principales puntos de consumo de agua, con información específica para implicar al cliente en su uso racional. Por ejemplo, en los aseos: “El agua es un recurso natural limitado e imprescindible para la vida. Con un uso racional ayudarás a preservarla”.

Limitar el vertido por los desagües y el inodoro o sustancias que impidan su correcto funcionamiento o que puedan provocar atascos.

  • En numerosas ocasiones de producen atascos motivados porque se arrojan por el inodoro trapos, compresas u otros materiales. Le sugerimos que coloque una papelera o contenedor sanitario en los servicios públicos para evitar esos problemas, e incluso que fije un cartel con la siguiente leyenda: “Recuerda, el inodoro no es una papelera”.
  • En los establecimientos de restauración, el vertido por los desagües  de aceites vegetales procedentes de fritura y grasas provoca malos olores, obstruye las tuberías, favorece la proliferación de bacterias y dificulta el buen funcionamiento de las estaciones de depuración de aguas residuales. Para evitarlo, existen empresas especializadas en la recogida de estos residuos, las cuales deben estar autorizadas por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA).

Seguir las instrucciones y recomendaciones del fabricante al diluir en agua los productos químicos para la limpieza u otras operaciones

  • De este modo, se reduce la contaminación del agua.

Utilizar detergentes y productos de limpieza ecológicos que adoptan en su formulación el denominado criterio ecológico de limpieza.

  • Etiqueta ecológica de la UE. Este certificado evalúa los efectos ambientales del producto a lo largo de su ciclo de vida, consumo de materias primas, producción, distribución, utilización y desecho. Otorgada para productos que garantizan un alto nivel de protección ambiental: equipos de ofimática; productos de papel, productos de limpieza, colchones, ropa, zapatos, electrodomésticos, productos de bricolaje y jardinería, iluminación.

Sin título Instalar equipos y dispositivos ahorradores de agua.

REDUCTORES DE CAUDAL EN GRIFOS  Son dispositivos que se pueden instalar en tuberías de lavabos o duchas para impedir que el consumo exceda en un consumo fijado (8-10 litros minuto). 
AIREADORES O PERLIZADORES EN GRIFOS

 

Estos dispositivos incorporan aire al chorro de agua, y así reducen el consumo de agua sin disminuir la calidad del servicio. La reducción del consumo, en los grifos puede alcanzar un 40%.  
 GRIFOS CON ACCIONAMIENTO POR PIE 

 

Las condiciones de su establecimiento pueden requerir la instalación de grifos accionados a pie. Son dispositivos más eficientes para determinados actividades de la cocina.
  GRIFOS CON

TEMPORIZADORES

 

Pueden utilizarse en zonas de mucho uso y resuelven situaciones de cierre automático a bajo coste. Pueden temporizarse a demanda (6 segundos en lavamanos por ejemplo). Pueden conseguirse entre un 20-40% de ahorro en el consumo de agua en grifería y pueden adaptarse con otros dispositivos (perlizadores) generando mayores niveles de ahorro.
  GRIFOS CON CÉLULAS FOTOELÉCTRICAS

 

 

 

Estos dispositivos son los que más ahorro de agua pueden suministrar, al ajustar la demanda de agua a la necesidad del usuario, activando el suministro según esté o no presente el usuario. Está demostrado que el ahorro puede ser superior al 65-70 5 en comparación a uno tradicional. Son ideales cuando se utilizan dos aguas, pues el coste de suministro de agua caliente hace que se amortice mucho más rápido que con agua fría rápidamente.
CISTERNA CON MECANISMOS DE INTERRUPCIÓN DE DESCARGAS O DOBLE DESCARGA 

 

 

La simple sustitución del tradicional mecanismo de descarga por otro que disponga de doble pulsador permite ahorrar hasta un 60 % del agua consumida. El usuario en este caso puede escoger el volumen de descarga en función del uso realizado, por otra parte el sistema de carga permite interrumpir la carga voluntariamente cuando se acciona el pulsador o tirador por segunda vez o bajando el émbolo.

Control y registro de consumos de agua

Para poder tomar decisiones hay que tener datos. Para determinar si nuestro consumo de agua es óptimo deberemos basarnos en los consumos que vienen indicados en las facturas de suministro.

Realizando un seguimiento periódico de los consumos, que vienen expresados en metros cúbicos (m3) y figuran en las facturas de agua y vertido emitidas por el ayuntamiento. La ficha técnica “registro de consumo de agua” que te puedes descargar haciendo clic en este enlace: REGISTRO DE CONSUMO DE AGUA  te puede serivr como modelo de documento de registro.

  • El control del consumo constituye es el primer paso determinar si el mismo es excesivo o no.
  • Un metro cúbico = 1.000 litros.