La importancia del agua para los seres humanos.

El origen de la vida se cree que fue acuático.Incluso ahora muchos de los ecosistemas que conocemos se desarrollan en el agua. De estos ecosistemas acuáticos dependemos todos los organismos terrestres, ya que una buena parte del oxígeno que respiramos, es producido por el fitoplancton que cubre grandes extensiones superficiales del océano. Estos pequeños microorganismos, que únicamente pueden verse a través de microscopio, dependen totalmente de la luz, por lo que viven flotando a escasos centímetros de la superficie. Además de producir una gran cantidad de oxígeno, son el primer eslabón de todas las cadenas alimenticias acuáticas.

El agua y los seres humanos

Los seres humanos están compuestos en gran parte por agua. Ésta transporta todos nuestros nutrientes desde los intestinos hasta la corriente sanguínea, disuelve los productos tóxicos de nuestro metabolismo y los transporta hacia afuera por los riñones. También se ocupa de regular la temperatura de nuestro cuerpo.E

Nuestra sangre está compuesta en un 90% por agua, los músculos tienen, en
promedio, un 75 % de agua, el hígado un 69 % y los riñones pueden llegar a tener
hasta un 82 % de agua. Incluso los huesos llegan a tener hasta un 22 % de agua.

Una vez reconocida la importancia del agua para nosotros, te invitamos a que veas este video de Pedro Arrojo que nos habla de la función del agua para nosotros y para la biosfera. No se trata solo de gestionar meramente un recurso, sino de gestionar los ECOSISTEMAS, aunque solo sea para mantener el recurso, como dice Pedro Arrojo.

 

 

El ciclo del agua

El agua que bebemos ahora y que existe en el planeta Tierra, es la misma que se ha estado usando durante millones de años. Se ha conservado casi sin modificaciones desde que se formó la Tierra.
El agua se mantiene en tres estados: líquido, gas (vapor) o sólido (hielo), y se recicla constantemente, es decir, se limpia y se renueva trabajando en equipo con el sol, la tierra y el aire.
La interminable circulación del agua en la Tierra se llama el ciclo hidrológico, que se ha representado en la figura siguiente.

cicloAunque el agua está en movimiento constante, se almacena temporalmente como aguas superficiales (océanos, lagos, ríos, arroyos, cuencas ) y como aguas subterráneas (acuíferos).
El sol calienta el agua superficial de la Tierra, causando la evaporación que la convierte en gas.
Este vapor de agua se eleva hacia la atmósfera donde se enfría, produciéndose así la condensación. Se forman pequeñas gotas, que se juntan y crecen hasta que se vuelven demasiado pesadas y regresan a la tierra como precipitación en forma de lluvia, granizo o nieve.

A medida que caen las precipitaciones, parte de ellas se evaporan directamente hacia la atmósfera o son interceptadas por los seres vivientes.

Del agua que no se evapora, una parte se infiltra en las capas de la tierra formando el agua subterránea y otra parte escurre superficialmente y forma parte de las aguas superficiales en los ríos y lagos. En muchos casos tanto las aguas subterráneas como las superficiales finalmente van a dar al océano.

Cálculo de emisiones y residuos radioactivos correspondientes al consumo eléctrico en 2013

CALCULO DE EMISIONES Y RESIDUOS RADIOACTIVOS CORRESPONDIENTES AL AÑO 2013

Para calcular tus emisiones y residuos radioactivos multiplica tu consumo eléctrico por
los siguientes factores:
Dióxido de carbono (CO2): 0,178 kg/kWh
Dióxido de azufre (SO2): 0,387 g/kWh
Óxidos de nitrógeno (NOx): 0,271 g/kWh
Residuos radiactivos

  • Baja y media actividad: 0,00227 cm3 /kWh
  • Alta actividad: 0,277 mg/kWh

Fuente Observatorio eléctrico año 2013 WWF

 

Origen de la electricidad en 2013 en la España peninsular

Fuente: Observatorio de la Electricidad WWF España Anual 2013

origen de la electricidad

Mix energético del Sistema eléctrico Peninsular por tecnologías

– La energía hidráulica aportó el 12,7% al sistema eléctrico peninsular en 2013. Su
producción aumenta considerablemente respecto a la de 2012 (7 %). Esta energía se sitúa en el cuarto puesto del mix eléctrico del Sistema Peninsular.

– La energía nuclear representó el 21,3% del mix eléctrico peninsular en 2013, situándola en el primer puesto del mix eléctrico del Sistema Peninsular por delante de la eólica y del carbón. Este año ha disminuido ligeramente su aportación respecto a 2012 (22,2%), esto provoca una ligera mejora en el indicador de calidad ambiental del sistema eléctrico para los residuos nucleares, que disminuyen.

– La generación eólica mejora considerablemente en 2013 y ocupa el segundo puesto dentro del mix peninsular, con una aportación del 20,4% al sistema eléctrico. Su producción ha aumentado considerablemente respecto al año pasado, en 2012 (17,4%). Se ha pasado de generar 48.137 GWh en 2012 a 54.479 GWh en 2013, esto mejora considerablemente el indicador de calidad ambiental de emisiones de CO2 puesto que las renovables no tiene emisiones de energías renovables.

– La producción eléctrica de las centrales térmicas de carbón en 2013, con una aportación del 14,9%, disminuye respecto a la registrada en 2012 (19,8%). Se posiciona, por tanto, como la tercera fuente de electricidad del sistema, contribuyendo a un empeoramiento de las emisiones de CO2, SO2 y NOx.
– Las centrales de ciclo combinado de gas natural, representaron el 9,4% del mix peninsular disminuyendo considerablemente su producción de electricidad respecto a 2012 (13,8%). Ocupan por tanto el quinto puesto en el desglose de fuentes de energía del Sistema Peninsular eléctrico.

Si quieres consultar el documento completo haz clic en el siguiente enlace: oe_anual_2013

 

Buenas prácticas para el consumo responsable de agua

Los requisitos para alcanzar la excelencia ambiental en el consumo de agua son:

Registrar el consumo de agua.

Realizando un seguimiento periódico de los consumos, que vienen expresados en metros cúbicos (m3) y figuran en las facturas de agua y vertido emitidas por el ayuntamiento. La ficha técnica “registro de consumo de agua” constituye un modelo de documento de registro.

  • El control del consumo constituye es el primer paso determinar si el mismo es excesivo o no.
  • Un metro cúbico = 1.000 litros.

Revisar periódicamente las instalaciones.

  • Las revisiones periódicas de las instalaciones o dispositivos de conducción de agua permitirán detectar fugas, goteos y averías. En ese sentido, es aconsejable revisar: contadores, juntas, llaves de paso, grifería, depósitos de almacenamiento, cisternas, etc.

Reparar inmediatamente las fugas y averías.

  • El goteo de un grifo puede derrochar 30 litros al día.

Promover hábitos ahorradores de agua.

La adopción de sencillos hábitos de consumo y uso puede reducir de forma notable el gasto de agua, pero generalmente es preciso informar a los clientes y a los empleados acerca de las posibilidades de ahorro, para manifestar el interés de la Dirección en reducir los consumos. Los principales hábitos ahorradores de agua son:

Mantener los grifos cerrados cuando no se utilicen.

  • Informe a los clientes o empleados sobre las posibilidades de ahorro y la necesidad de adoptar acciones responsables en este sentido, de modo que perciban la implicación del establecimiento en este ámbito.

Sugerir a los clientes recomendaciones para el consumo racional del agua.  (Establecimientos de hostelería)

  • La colocación de carteles o adhesivos en los principales puntos de consumo de agua, con información específica para implicar al cliente en su uso racional. Por ejemplo, en los aseos: “El agua es un recurso natural limitado e imprescindible para la vida. Con un uso racional ayudarás a preservarla”.

Limitar el vertido por los desagües y el inodoro o sustancias que impidan su correcto funcionamiento o que puedan provocar atascos.

  • En numerosas ocasiones de producen atascos motivados porque se arrojan por el inodoro trapos, compresas u otros materiales. Le sugerimos que coloque una papelera o contenedor sanitario en los servicios públicos para evitar esos problemas, e incluso que fije un cartel con la siguiente leyenda: “Recuerda, el inodoro no es una papelera”.
  • En los establecimientos de restauración, el vertido por los desagües  de aceites vegetales procedentes de fritura y grasas provoca malos olores, obstruye las tuberías, favorece la proliferación de bacterias y dificulta el buen funcionamiento de las estaciones de depuración de aguas residuales. Para evitarlo, existen empresas especializadas en la recogida de estos residuos, las cuales deben estar autorizadas por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA).

Seguir las instrucciones y recomendaciones del fabricante al diluir en agua los productos químicos para la limpieza u otras operaciones.

  • De este modo, se reduce la contaminación del agua.

Utilizar detergentes y productos de limpieza ecológicos que adoptan en su formulación el denominado criterio ecológico de limpieza.

  • Etiqueta ecológica de la UE. Este certificado evalúa los efectos ambientales del producto a lo largo de su ciclo de vida, consumo de materias primas, producción, distribución, utilización y desecho. Otorgada para productos que garantizan un alto nivel de protección ambiental: equipos de ofimática; productos de papel, productos de limpieza, colchones, ropa, zapatos, electrodomésticos, productos de bricolaje y jardinería, iluminación.

 Instalar equipos y dispositivos ahorradores de agua.

El ciclo del agua

ciclo del aguaEl agua es uno de los compuestos químicos más importantes para los seres vivos. Así, todas las formas de vida, incluso en el desierto, requieren un aporte importante de agua y casi todas las funciones vitales de los seres vivos se basan en el agua.

Un 60% del cuerpo de una persona adulta está formado por agua.

El agua es la única sustancia química de la Tierra que se presenta, en estado natural, en los tres estados de agregación: sólido, líquido y gaseoso.

El agua dulce es un recurso escaso. La mayor parte del agua de la Tierra es salada y se encuentra en los mares y los océanos siendo, en principio, no aprovechable para la mayor parte de las actividades humanas.

El agua de la Tierra se mueve en ciclos. La cantidad total de agua permanece en constante equilibrio en un proceso interminable a través de la atmósfera, los océanos y la biosfera. Las moléculas de agua de la superficie terrestre son evaporadas y pasan a la atmósfera, donde forman las nubes. Posteriormente regresan nuevamente en forma de lluvia, nieve o granizo. Del mismo modo, pueden entrar a formar parte de los tejidos vivos o ser almacenadas en masas de agua superficial o subterránea, para finalmente volver nuevamente a evaporarse y reiniciar así un ciclo sin fin.

Algo menos del 0,7% del agua terrestre es agua dulce, encontrándose principalmente en los casquetes polares, glaciares y en el interior de la corteza terrestre (aguas subterráneas). Solamente el 0,01% del total del agua dulce del planeta es fácilmente accesible al estar presente en los lagos y ríos de agua dulce.

Lo anterior pone de manifiesto la importancia de gestionar de manera responsable este bien tan escaso y de mantener su calidad. Además, el consumo de agua está directamente relacionado con el caudal de agua residual a depurar. Por lo tanto, controlar y minimizar los consumos repercute también en los costes de la depuración de las aguas residuales.

Registro de consumos de electricidad y emisiones de dióxido de carbono

La ficha técnica: “Registro de consumo de electricidad y emisiones de dióxido de carbono” (hacer clic aquí para descargar el documento: Registro de consumo de electricidad y emisiones de dioxido de carbono) constituye un modelo para registrar los consumos y teniendo en cuenta el factor de emisiones de CO2 se estimarán las emisiones de ese gas de efecto invernadero generadas como consecuencia del consumo eléctrico.

En esa misma ficha técnica se recomienda referir, para un periodo determinado, los consumos y emisiones a un indicador de producción o del establecimiento específico del establecimiento. En ese sentido es fundamental elegir un aspecto de la producción/establecimiento que sea sencillo de determinar, para ello se proponen los siguientes:

  • COMUNES PARA EL SECTOR COMERCIO Y LOS SERVICIOS.

–        Superficie del establecimiento (metros cuadrados).

Consumo eléctrico en Kilowatios hora / superficie del establecimiento (m2 )

Kwh/m2

Emisiones de CO2 en kilogramos/ superficie del establecimiento

Kg. CO2/ m2

  • ESPECÍFICOS PARA EL SECTOR COMERCIO.

–         Operaciones de venta (nº operaciones en un periodo; día, semana, mes, etc.)

Consumo eléctrico en Kilowatios hora / nº operaciones de venta

Kwh/ operación de venta

Emisiones de CO2 en kilogramos/ operaciones de venta

Kg. CO2/  operación de venta

  • ESPECÍFICOS SECTOR DE HOSTELERÍA.

–        Número de cubiertos servidos (nº cubiertos incluyendo tanto los servicios de menú como los de carta)

Consumo eléctrico en Kilowatios hora / nº de cubiertos servidos

Kwh/ cubierto

Emisiones de CO2 en kilogramos/ nº cubiertos servidos

Kg. CO2/ cubierto

También es posible referir los citados indicadores para otros datos de producción de un periodo concreto: nº de cañas; nº de cafés; etc.

Buenas prácticas ambientales: sensibilización ambiental de los colaboradores y clientes

Se entiende por educación ambiental al proceso para el aprendizaje y la adquisición de conocimientos y buenas prácticas ambientales. Para lograr el máximo compromiso es fundamental informar a los empleados y clientes de la política ambiental del establecimiento y de las acciones tendentes a conseguir el cumplimiento de la misma.

En la mayoría de las ocasiones el primer obstáculo para alcanzar los objetivos propuestos, es la “resistencia al cambio” y el “inmovilismo” que muestran las personas cuando deben modificar sus rutinas. Para superar esas resistencias se precisan la determinación y la puesta en práctica de todas las dotes de liderazgo de los responsables de los establecimientos.

En la adopción de hábitos y comportamientos más sostenibles no sirve la imposición, es preciso “convencer” y “motivar” a los colaboradores. Este proceso debe realizarse sin prisas ni precipitaciones, avanzando paso a paso.  Una buena estrategia consiste en fijar pequeñas metas, reales y alcanzables, para tras superarlas poder fijar otras más exigentes. Son los pequeños logros, los que consiguen motivar primero a la dirección del estableciendo y posteriormente a los empleados y clientes.

Los requisitos para alcanzar la excelencia ambiental en relación con la educación y sensibilización ambiental de los empleados y clientes son:

Adquirir los conocimientos ambientales precisos para definir y desarrollar la política ambiental.

  • Participe en acciones formativas o charlas para adquirir los conocimientos ambientales sobre determinados aspectos relacionados con los impactos ambientales de su actividad.
  • Visite páginas Web especializadas en las que se difunden recomendaciones y consejos para adoptar conductas más sostenibles.

Facilitar el acceso a la información ambiental a los empleados para mejorar sus competencias y actitudes profesionales.

  • Facilite la información en pequeñas “dosis”, sin sobresaturar a sus colaboradores.

Difundir la política ambiental del establecimiento entre los clientes y empleados.

  • Exponga su declaración de política ambiental en un lugar visible y/o en su página Web o blog.
  • Incluya en su material promocional destinado a los clientes (folletos, carteles) los aspectos más relevantes de su compromiso ambiental.

Dar a conocer los objetivos ambientales propuestos que permiten cumplir con la política ambiental establecida.

  • Informe a sus colaboradores acerca de los objetivos ambientales que pretende alcanzar, así como de los indicadores de seguimiento que permitirán medir su grado de consecución.
  • Asigne tareas y responsabilidades a sus colaboradores para la consecución de los objetivos.

Informar de los resultados alcanzados a sus colaboradores y a sus clientes, si así lo considera.

  • Fije metas realistas y alcanzables en sus objetivos ambientales, que permitan presentar cumplimientos y éxitos que motiven e impulsen alcanzar otros más exigentes.
  • Informe a sus colaboradores acerca de los objetivos ambientales que pretende alcanzar.